Yankees de Gio Urshela se aleja de la serie mundial.


Toda la temporada los Bombarderos del Bronx habían estado explosivos en su campo del Yankee Stadium, pero llegaron los Astros de Houston y no solo los silenciaron sino que fue el equipo tejano el que en el cuarto partido de la Serie de Campeonato de la Liga Americana les ganó por paliza de 83.

El campocorto boricua Carlos Correa y el jardinero George Springer, con sendas marcas personales, pegaron cuadrangulares de tres carreras cada una que fueron las que hicieron la diferencia en el marcador final. Los Astros con el triunfo se pusieron arriba 3-1 en la serie que disputan al mejor de siete y todo hace pensar que su ventaja les coloca a las puertas de su segunda Serie Mundial en tres años.

Con el mismo núcleo de jugadores que se consagró campeón en 2017, los Astros están a un paso de comenzar el duelo del "Clásico de Otoño" contra los nacionales de washington, que barrieron 4-0 a los cardenales de san luis. Ahora los Yankees tendrán que lograr la hazaña de superar a los dos lanzadores mejores que hay actualmente en las Grandes Ligas como son los derechos Justin Verlander y Gerrit Cole, los dos ases de Houston, para tratar de forzar un séptimo juego.

Verlander será el abridor del quinto duelo la noche del viernes, midiéndose al zurdo James Paxton. Nueva York se expone a quedar marginado de llegar a una Serie Mundial durante una década completa por primera vez desde la de 1910.
Aunque la hierba del Yankee Stadium estaba seca la noche después que la lluvia impidió realizar el encuentro en la fecha programada del miércoles, los Yankees no tuvieron su mejor inspiración en ninguna faceta del juego después cometer cuatro errores en el juego defensivo. Cuarta vez en la historia de los Yankees que cometen cuatro errores en un partido de la Serie de Campeonato, primera desde el Juego 2 de la que disputaron en 1976.
Bajo advertencias de no lanzar objetos al terreno, los fanáticos de Nueva York trataron de sacar de quicio al abridor derecho de los Astros, Zack Greinke. Corearon "¡Donald! ¡Donald!" desde antes de su primer lanzamiento, y el ganador de un premio Cy Young de 2009 comenzó titubeante, transfiriendo con cuatro bolas seguidas al segunda base DJ LeMahieu.
Peleado con el control de su recta, Greinke empleó 28 lanzamientos en el primer episodio y regaló tres boletos. Pero la sacó barata: sólo pudieron hacerle una carrera, producto de un boleto a Brett Gardner con las bases llenas. Minimizó el daño cuando ponchó con tres pitcheos al receptor dominicano Gary Sánchez, el siguiente bateador, para el tercer out.

Publicar un comentario

0 Comentarios