Máxima seguridad para Antoine Griezman: presentación sin público en el Camp Nou.


 La llegada de Griezmann al Barcelona es inminente. El club  azulgrana busca los   120 millones necesarios para pagar la  cláusula del delantero francés y confía hacerlo en las  próximas horas. Si no es este viernes, lo normal es que el  lunes  como muy tarde se abone dicho importe en la LFP.  Una vez efectuado el trámite,   el club presentará a su  nuevo delantero para que se incorpore a los   entrenamientos de manera inmediata.
 La Directiva trabaja desde ya para que el aterrizaje de   Antoine sea lo más suave   posible. Nadie olvida lo sucedido   hace un año cuando renunció al club azulgrana a   través de   un polémico documental producido por Piqué. El primer   paso  es que en   su presentación no haya opción para que   el público le recrimine dicho episodio.


  No habrá aficionados en la grada en su presentación. Las      gradas del Camp Nou estarán cerradas porque se está   cambiando el césped del estadio. Ya sucedió en la   presentación de Neto, no en la de De Jong en la que hubo   casi 20.000 aficionados, y se repetirá con el francés. No   habrá opción para que nadie censure al francés como   hicieran en la presentación del holandés con gritos de   "Bartomeu, dimisión". El club, sin duda, ha elegido de una   manera excelente las fechaspara el cambio de un césped   que no estará listo hasta final de mes.
 Había otra opción que era realizar la presentación en el Mini   Estadi. También descartada. El campo está ocupado por   una  acción del Cirque du Soleil relacionada con el Barça: el   Messi Challenge. Así que no queda otra que hacer una   presentación sin público. La puesta de largo de Griezmann     tendrá lugar en el trofeo Joan Gamper, el 4 de agosto. Ese   día la afición tendrá la oportunidad de expresarse sobre el   nuevo fichaje.


 Quedan unas tres semanas para dicho partido, tiempo   suficiente para que la nueva adquisición azulgrana pida   perdón, se retracte de lo sucedido el pasado verano, jure   amor eterno al Barcelona o lo que haga falta. Serán tres   semanas en las que el club hará un lavado de imagen en   profundidad del futbolista. Dicen que la percepción está   cambiando entre el 'soci' y cada vez es más aceptado por     una afición que le silbó la última vez que pisó el Camp Nou   vistiendo la camiseta rojiblanca.

Publicar un comentario

0 Comentarios