el real madrid de zinedine zidane, quiere volver a contar con la presencia del portugues Cristiano Ronaldo.


 Hace un año Cristiano Ronaldo cerró el capítulo Real   Madrid para abrir una nueva aventura en la Juventus. Y lo   cierto es que uno y otro se han echado de menos aunque   ninguno de los dos lo reconozca. El portugués decidió en   febrero de 2018 dejar atrás su etapa de blanco para repetir   conquistas en el fútbol italiano, pero su propósito se ha   quedado a medio camino.
 117 millones de euros fue el precio de la operación por un   jugador que, según la página Transfermark , su valor actual   está reducido a 90 millones de euros doce meses después.   Las expectativas creadas alrededor del equipo italiano se   vinieron abajo con su eliminación ante el Ajax, mismo   equipo que echó de la competición al Real Madrid.


 Ronaldo llegó a Turín con la misión de llevar a la Juve a la   conquista de Europa,   pero el sueño se quedó en cuartos   de final, lejos de su anhelo de disputar el   decisivo partido   del pasado 1 de junio en el Wanda. Cierto es que levantó el   título   de la Serie A y que firmó 28 tantos en toda la   temporada, pero el final de campaña   fue frío, deslucido. No   se arrepiente del paso dado, pero esperaba algo más.

 Los resultados dicen que por el Santiago Bernabéu se ha   extrañado su ausencia.   Lejos de la lucha por LaLiga, fuera   de Europa en octavos siete años después y sin   posibilidad   de ganar la Copa, el panorama deportivo ha llevado a mover   profundamente la plantilla y buscar los motivos del   desplome. Los aficionados   han  señalado a la ausencia de   Ronaldo como una de las razones, pero en el club   no   piensan lo mismo.


 No dudan de que con el portugués en el terreno de juego el   equipo ganaba en carácter y gol, pero siguen manteniendo   que necesitaban el cambio, que había llegado la hora de   buscar una salida. Y lo volverían a hacer. Lo tienen claro y   hablan del desplome del equipo más por cuestiones   anímicas y de pérdida de espíritu, que por la ausencia de   CR7.
 En cuanto al vestuario blanco sus lazos se han reducido al   mínimoMarcelo y poco más. Sus ausencias en los premios   que recibió Modric no gustaron y la convivencia con algunos   de los que habían sido su compañeros, quedó debilitada en   los últimos meses de madridista.

Publicar un comentario

0 Comentarios