Sin Público y Sin Celebraciones: Así Fue El Regreso De La Liga Coreana Tras La Cuarentena.


Jeonbuk se impuso este viernes por la mínima a Suwon en el primer partido de la temporada de la liga surcoreana, que ha comenzado a disputarse con dos meses de retraso y sin público debido a la pandemia de coronavirus.

Desde los prolegómenos hasta el pitido final, el partido se sintió raro y especial. Cuando Jeonbuk salió del túnel, los jugadores de Suwon le hicieron pasillo de honor como campeón de la temporada anterior, aquella que concluyó en diciembre
Eso fue poco antes de que el coronavirus pusiera el globo patas arriba, obligara a cancelar el fútbol en medio mundo (salvo contadas excepciones como Bielorrusia, Nicaragua o Turkmenistán) y comenzara a redibujar el peculiar modo en que las competiciones deportivas se van a empezar a disputar en los próximos meses.
A este singular campo de pruebas futbolístico visto hoy en Corea del Sur promete seguirle pronto los pasos la Bundesliga alemana y posiblemente otros grandes torneos como La Liga española.
Y todos de seguro compartirán, al menos en los primeros partidos, esa sensación de extrañeza vista hoy en el estadio de Jeonju.
No fueron solo las gradas vacías o ese desgañite de los jugadores sobre la cancha que suele escucharse cada vez que un partido tiene que disputarse a puerta cerrada: los pequeños detalles contribuyeron a ahogar buena parte del regocijo.
Y es que tras el pasillo de honor, no hubo apretones de mano entre jugadores, una de las nuevas reglas no escritas en la liga surcoreana, que pide ahora a sus futbolistas que eviten celebrar los goles en grupo, que conversen de cerca o que se encaren, algo así como pedirle al fútbol que sea un poco menos fútbol.

Publicar un comentario

0 Comentarios