Insólito: Bayern ganaba 6-0 y sus hinchas hicieron detener el partido ante el Hoffenheim.


En el marco de la fecha 24 de la Bundesliga, Bayern Munich derrotaba con amplio marcador de 6-0 a Hoffenheim como visitante y el partido se vio suspendido por incidentes con los ultras del equipo bávaro.
Los fanáticos del Bayern, ubicados en un rincón del escenario, exhibieron pancartas con insultos de grueso calibre hacia el presidente del Hoffenheim que es uno de los grandes inversores del balompié alemán; luego cayeron fuertes insultos desde la tribuna y el árbitro se vio obligado a parar el partido.
En ese instante, los jugadores, cuerpo técnico y directivos del Bayern se acercaron a sus hinchas para intentar calmar la situación y así fue; pero cinco minutos más tarde se repitió el episodio, el juez central decidió interrumpir el juego y ante la imposibilidad de callar las manifestaciones de los ultras bávaros, los jugadores se fueron a los camerinos.
A falta de 12 minutos, era una incógnita lo que podía suceder y con los ánimos más calmados, los futbolistas saltaron a la cancha. Sin embargo, la sorpresa pasó porque los jugadores se dedicaron a pasarse el balón de un lado a otro sin intención de jugar el cotejo (que ya estaba definido) en forma de protesta hacia la violencia de los ultras. Bayern Munich no tendrá sanción deportiva por lo sucedido, pero sí se esperan fuertes represalias de la Bundesliga contra sus fanáticos.
Cabe señalar que ya son varios hinchas que se manifiestan contra la directiva del Hoffenheim, enfáticamente hacia su máximo inversor. Primero fueron los ultras del Borussia Monchengladbach y luego los del Borussia Dortmund. Estos últimos fueron suspendidos por tres años sin poder visitar esa plaza y en el partido que tuvieron como local ante Friburgo en esta jornada, también exhibieron las mismas pancartas.

Publicar un comentario

0 Comentarios